Anatomía general de los tiburones

Orificios Nasales: Proyectados debajo de su hocico, los orificios nasales prueban el agua buscando los rastros de la próxima comida. No tienen nada que ver con la respiración del tiburón. Un tiburón puede oler sangre en el agua a 400 metros de distancia. Dos tercios del cerebro del tiburón están dedicados a interpretar olores.

Ojos: Al igual que en los depredadores terrestres, los tiburones tienen una capa reflexiva situada detrás de la retina llamada tapedum lucidum. Le permite al tiburón ver con muy poca luz. Es porque la retina mide la luz dos veces, cuando entra en el ojo y una segunda vez luego de que esa misma luz rebota en la capa reflexiva y vuelve a la retina.

Dientes: Son el arma de caza principal de los tiburones. Serrados y afilados, como una cuchillo de pan, pueden rebanar con facilidad la carne de pescados o mamíferos marinos. Cuando se desgasta uno de los dientes o se rompe, es reemplazado por el que está detrás.

Ampolla de Lorenzini: Hasta hace poco, estos órganos microscópicos eran un misterio para los científicos. Ahora sabemos que pueden detectar cambios mínimos en el campo eléctrico de la Tierra, causados por animales cercanos. Estos increíbles órganos, incrustados en la cabeza de los tiburones, sólo son efectivos en distancias cortas y solo con ellos, sin olfato, vista u oído, los tiburones pueden localizar a sus presas.

Ranuras branquilaes: Los tiburones tienen de 5 a 7 pares de ranuras branquiales a cada lado de la cabeza. Por ahí respiran. El agua entra por la boca y sale por las ranuras. el intercambio de gases se produce en la superficie de los filamentos de las ranuras branquiales.

Aleta pectoral: Los tiburones tienen un juego igual de estas, una a cada lado, al frente del cuerpo. Son usadas para seguir el rumbo, mientras nada.

Aleta dorsal: Los tiburones pueden tener una o dos aletas a lo largo de la línea dorsal. Como el resto de las otras, lo ayudan a estabilizarse en el agua. Llamadas primera y segunda aleta dorsal, son antibamboleo.

Línea lateral: Cruzando el cerebro y extendiéndose a ambos lados de su cuerpo, hay unos diminutos canales con fluídos llamados línea lateral. Son muy sensibles a pequeñas vibraciones en el agua, como las que generan las focas o peces heridos. Con estos delicados sensores, los tiburones pueden sentir su próxima comida, aún cuando no la vea.

Aleta pélvica: Vienen en pares, una a cada lado, en la parte posterior del cuerpo. En los machos, éstas aletas están modificadas en órganos llamados broches fálicos. Uno de estos es usado para transferir el esperma a la hembra durante la copulación.

Aleta anal: No siempre se verá esto en un tiburón, pero si está presente, se encontrará detrás de las aletas pélvicas y antes de la cola. Se cree que actúa como estabilizador adicional en las especies que la tienen.

Cola: Es en realidad un grupo de aletas modificadas, la aleta caudal forma el segmento superior de la cola, mientras que la sección inferior se denomina lóbulo inferior. Aquí es donde se da la acción del nado; la aleta caudal ayuda a la propulsión. Cuando los lóbulos son similares en tamaño, a la cola se le llama lunada.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: